Drenaje Linfático

relaxation-684716_1920

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL (METODO VODDER)

 El Drenaje Linfático Manual (DLM ) surgió, como tantos descubrimientos que han beneficiado a la humanidad, gracias a la observación de una persona que anhelaba ayudar a los demás. A principio de los años 30, el Dr. Emil Vodder, autentico creador de esta técnica, comprobó que muchos de sus pacientes con problemas en las vías respiratorias mejoraban cuando se les efectuaba masaje sobre los nódulos de los ganglios linfáticos del cuello. Los magníficos resultados obtenidos con este sistema le indujeron a pensar que se podía trabajar igualmente sobre todos los ganglios superficiales del cuerpo e incidir sobre el sistema linfático. Pronto comprobó que el método manual que él había creado tenía un importante efecto beneficioso sobre el sistema nervioso e inmunológico, y una destacada acción drenante sobre los tejidos. El Dr. Emil Vodder prosiguió sus estudios y creó el “Drenaje Linfático Manual” como un método de masaje terapéutico  eficaz.

El Drenaje Linfático Manual es una técnica específica de masaje que favorece el funcionamiento del sistema linfático, este de vital importancia para una marcha eficaz y correcta del sistema inmunológico.
Consiste en la realización de maniobras suaves cuyo objetivo es drenar y desplazar la linfa, que por diferentes motivos se encuentra estancada, llevándola a territorios linfáticos sanos y finalizando su recorrido en el torrente venoso.
Esta absolutamente contrastada e indicada la aplicación del Drenaje Linfático Manual en el linfedema en el campo de la oncología, así como después de cualquier tipo de cirugía Plástica-Estética.

INDICACIONES

  • Después de Cirugía Estética o Traumatológica.
  • Acné.
  • Celulitis.
  • Edemas faciales.
  • Varices.
  • Piernas cansadas.
  • Edemas por embarazo (prevención de estrías, descarga de las piernas).
  • Edemas linfoestáticos (por ejemplo en el edema de brazo tras extirpación mamaria).
  • Edemas del sistema nervioso (migrañas, dolores de cabeza, vértigo)
  • Edemas postoperatorios y para mejorar la presentación de cicatrices.
  • Enfermedades crónicas de las vías respiratorias (rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis…)
    Edemas de origen traumático: hematomas, luxaciones, tirones musculares, siendo muy indicado para la recuperación de los deportistas.
  • Artritis, artrosis, y afecciones de las partes blandas (capsulitas, tendinitis…)
  • Linfedema congénito o adquirido.
  • Edemas en la menstruación.
  • Distonia neurovegetativa (nervios, ansiedad…)
  • Ulcera de decúbito y Hematomas.