Reiki

light-1555649_1920

El Reiki y la energía vital del Universo

Al contrario que otras técnicas de curación como la acupuntura, el Reiki no es una tradición milenaria. Fue desarrollada en el año 1922 por el budista zen japonés Mikao Usui.

Poco a poco fue extendiéndose a través de varios maestros, que lo popularizaron en todo el mundo.

El Reiki asume que existe una energía vital del Universo que está en todos los sitios: en el Cosmos, en la Naturaleza, en nosotros mismos. Cuando esa energía fluye a través de nuestro cuerpo nuestras defensas están activas, y nuestro organismo puede experimentar el máximo bienestar. Cuando dicha energía deja de fluir aparecen las enfermedades, el estrés, la ansiedad, y otras molestias.

Según esta creencia, otras personas pueden transmitirnos su energía vital a través de las manos para desbloquear nuestro flujo vital, reactivando así nuestro sistema inmunológico y la autosanación.

El Reiki, por tanto, al contrario de lo que mucha gente piensa, no cura enfermedades. No afirma que la energía que recorre las manos tenga un poder sanador. Las manos entrenadas de un maestro  pueden desbloquear el flujo de energía vital para despertar las defensas y equilibrar nuestra mente y nuestro espíritu.

La esencia del Reiki

Como la mayoría de las terapias inspiradas en el budismo, el Reiki no es una técnica de sanación en sí misma, sino un camino para encontrar el equilibrio y la armonía en la vida.El propio Mikao Usui dejó escritos cinco principios para enfocar la vida:

  • No te enfades
  • No te preocupes
  • Da las gracias
  • Trabaja con diligencia
  • Se amable con la gente

Una sesión terapéutica

Las sesiones de Reiki duran unos 45 minutos. El emisor del energía (también llamando canal) transmitirá su energía vital al receptor, para hacer que la energía vital fluya otra vez. El receptor debe tumbarse, vestido y con los pies descalzos. Algunas técnicas exigen despojarse de la ropa en zonas como las piernas o la espalda. La sesión se suele ambientar con música relajante y aromaterapia.